Bogotá Milagrosa


MÁS QUE APROPIACIÓN, ES UNA IMPROVISACIÓN DEL COMERCIO EN EL ESPACIO PÚBLICO.
October 1, 2007, 2:31 am
Filed under: COMERCIO

Una humilde señora pensionada, ama de casa, madre de familia, abuela de varios nietos , ya bisabuela y a su ves, una vendedora más, de los muchos que se presentan todos los fines de semana desde altas horas de la madrugada, para instalar su “cambuche” y así preparar su puesto de bebidas o comidas para recibir a todos aquellos visitantes que constantemente tiene la costumbre de visitar nuestro gran y único cerro de Monserrate.

Es así, como se conformo un grupo de vendedores o mejor dicho un sindicato, de todos y aquellos individuos que requieren de un espacio determinado conformado por un “Puestico”, situado dentro del espacio público, por el cual deben pagarle a la administración o distrito una módica suma de cinco mil pesos mensuales y así mismo cumplir con una reglamentación de sanidad e higiene.

Estos individuos tiene la facultad de organizar y localizar sus puestos casi en el mismo lugar o espacio todos los fines de semana, sin ningún tipo de ayuda. Pareciera que cada uno tuviera en sus mentes un trazado lineal donde le indicara cada día donde se debe posicionar y habilitar su puesto de trabajo, sin invadir ni perturbar al compañero; en pocas palabras, se podría decir que casi son una familia donde en algunos casos se colaboran entre si, pero también compiten con respeto y lealtad.

Así mismo logran descifrar ciertos puntos estratégicos a través del recorrido a pie durante el ascenso al cerro, donde a la vez se posicionan, como si fueran campamentos de receso o abastecimiento para todos aquellos visitantes. Pareciera que hubieran diseñado todo un plan conjunto, para posicionarse en el territorio no solo desde el punto de salida y el de llegada, sino también durante el recorrido de forma oportuna y admirable y donde prima la creatividad y la improvisación.

Como mencionaba anteriormente, es increíble la variedad tanto de productos como de actividades con las que uno se puede topar. Encontramos desde productos importados tales como Gatorade hasta un Salpicón plenamente preparado por su vendedor. Así mismo, actividades recreativas (como si no fuera suficiente la subida) dentro del mismo recorrido que varían desde un ringlete hasta un tiro al blanco con canchas de tejo. Es decir, encontramos todo un “mini-bulevar” puramente criollo y popular de ofertas tanto de comercio como de recreación durante la subida al cerro, todos y cada uno de estos, expresados de una manera particular y personalizada dentro del espacio público y natural, que estrecha una relación directa tanto con el individuo en el factor social como con lo orgánico visto desde la óptica del territorio y el elemento donde se esta desarrollando que es nuestro cerro de Monserrate.

En conclusión se podría decir, que gracias a todos aquellos vendedores que se presentan para ejercer su actividad y que por ende les significa un sustento económico, hacen posible que dentro de este espacio se vivan emociones y sentimientos únicos de la mejor manera posible, teniendo en cuenta la precariedad y la falta de recursos que se les brinda a este grupo de personas y donde gracias a estos y a su presencia los fines de semana (que trae y vincula a la gente), de una u otra manera es posible que se pueda dar este tipo de recorridos y vivencias, ya que durante los días entre semana prima la inseguridad.


Leave a Comment so far
Leave a comment



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: